Yo confieso…

Yo confieso…

que  desde el año pasado he estado impartiendo clases de Religión Católica, el curso pasado en la Enseñanza Pública y el presente en la Enseñanza Concertada. Yo confieso que en ningún momento requerí la partida de bautismo, ni un certificado de la Primera Comunión, ni de la Confirmación, ni obligué a nadie a ir a Misa los domingos, ni a confesarse, ni siquiera rezamos en clase. Simplemente impartí una asignatura en la que lo más gratificante que he escuchado es: “nos ayudas a pensar”.

Queridos demagogos que pretenden que la Religión salga de la Escuela por fútiles razones. ¿Es tan complicado dejar pensar a los jóvenes, a los niños? ¿Es tan abominable dejar un espacio a la espiritualidad de cada uno y que cada cual decida después sobre qué hacer pensar o sentir en su vida? ¿Sería conveniente que los niños que no crean en las matemáticas dejen de estudiarlas, los que crean que leer y escribir no les va a servir de nada dejen de estudiar Lengua y Literatura? ¡Ah, no que eso sirve para la vida! Claro para que te den bien la vuelta en el supermercado o para poder hablar bien y ser un youtuber, o influencer. ¿No estaremos cayendo en el Utilitarismo? Lo que es útil vale y lo que no, lo desecho. Cuánto riesgo conlleva esto, puro consumismo.

Me ha preocupado desde hace un tiempo la pérdida en el Currículum Escolar de asignaturas como filosofía, dibujo, arte, música… precisamente las asignaturas que nos ayudan a pensar lo abstracto, a imaginar nuevos mundos, a crear nuevos espacios… ¿Se imaginan a un Aristóteles al que sólo le hubiesen permitido trabajar en algo práctico? ¿O a Leonardo da Vinci sin la capacidad de pensar, diseñar, crear? Y estos son dos de los que han destacado pero cuantas personas habrán dedicado su tiempo a imaginar, idear nuevos proyectos y objetivos y no están en los libros de historia ni en los Premios Nobel.

Los gobiernos de turno (no he querido ni mirar que número será la siguiente reforma educativa) no se preocupan por la educación sino por los votos y por tratar de desbaratar todo lo hecho con anterioridad. ¿Por qué sólo ocurre esto con la Educación? Porque es muy importante y básica, porque mueve y remueve conciencias, y porque conviene dejar las mentes adormecidas y dedicadas a lo útil, a lo práctico… no sea que a ciertas personas les dé por pensar que el sistema ejecutivo, legislativo o judicial pueda ser diferente y haya que bajarse del carro. Cada vez llegan a “ese gobierno” personas “sin experiencia de calle” sin trabajar en empresa privada o pública, rápidamente sentadas en sillones con la capacidad de decidir pero a las que se les dice que no pueden hacer nada, que las cosas son así.

Pues bien, reivindico que las cosas pueden ser así, o asá. Que siempre hay posibilidad de cambio y que todo es un ponerse en camino. Los cristianos de esto sabemos mucho porque la fe nos exige plantearnos dudas y seguir adelante, confiar, fiarnos y seguir pidiendo y transformando la sociedad. Es cierto que cometemos errores pero son más los aciertos, lejos, eso sí, de las parrillas de los medios de comunicación.

La religión puede salir o no de la Escuela pero estará siempre en la vida. Se han preguntado quién sigue sustentando el llamado Tercer Sector. Sí, el de las personas que no tienen tantos recursos y que siempre se han acercado a la Iglesia a pedir ayuda. ¿Por qué confiarán en quien se acerca a ellos y no en los que más tienen? ¿Por qué los que menos tienen confían más en la Iglesia y los que más tienen quieren “deshacerse” de ella? Un cristiano que se acerca a un “débil” siempre es acogido, confía en él. Un cristiano que se acerca a un rico o poderoso hace desconfiar, porque le va a interpelar.

Anuncios