La presencia del pensamiento griego en nuestra vida contemporánea sigue estando palpable. Es mucho el legado que los pensadores griegos nos han dejado para la posteridad. La mitología les ayudaba a explicar el mundo, hoy los mitos los hemos adjudicado a “heroes” de pantalón corto corriendo tras un balón.

La concepción del tiempo que ha perdurado y que todos tenemos más presente es la de Kronos. Kronos es un titán, no llega a ser un dios del Olimpo, pero sí un titán que devora todo (incluidos sus hijos) por conservar el poder. Este es nuestro tiempo, por el que nos regimos, el cronómetro que nos persigue cada día al levantarnos. El segundero que va matando segundo a segundo para lograr llegar al minuto, a la hora… Para Kronos lo importante es el avanzar, conseguir un objetivo para ir a por otro, nunca se sacia, nunca se agota en su voracidad. Es el tiempo de la muerte y del movimiento.

 

440px-The_Mutiliation_of_Uranus_by_Saturn

 

El Aidión, es por el contrario, el tiempo eterno visto desde la vista incondicionada. El Aidión es la vida en su plenitud, engloba el pasado, el presente y el futuro en toda su plenitud pues en él no hay distinción temporal.

Entre ambos se sitúa como gran mediado el Aión; que “no pasa ni se fuga, ni corre ni se esfuma, ni avanza ni retrocede, porque no va ni viene, porque nada tiene que ver con el movimiento ni con la carencia” (Teresa Oñate y Zubía: El retorno teológico político de la inocencia p. 31.). Aión tiene que ver con la contemplación de una obra de arte, con el instante en el que dos enamorados se encuentran y el tiempo parece eterno, un momento que parece no tener fin. Aión es el tiempo del instante eterno en el que nos quedamos ensimismados, deleitados…

Tengamos presente a esta triada de temporalidad en nuestra vida y tengamos más experiencia de Aión y no nos dejemos llevar tanto por el Kronos.

.

Anuncios

2 comentarios en “Kronos, Aión y Aidión

  1. Gracias, Antonio por tu comentario tan acertado sobre el tiempo. Sólo con atender más al Aión y menos el Kronos, nuestra vida y su significación cambiaría radicalmente. El Kronos nos debora, nos destruye, nos impide vivir. El Aión por el contrario nos enriquece, nos humaniza, nos hace tocar la trascendencia. En mi experiencia vital me ha ayudado incluso a descubrir al Kyrios, el Señor del tiempo y de la Historia.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s